Ayustes en cabos de doble funda hecho con agujas de ayustar.

Hoy toca manualidades, este tema es de hace unos años, pero me parece interesante ponerlo en el blog. Los ayustes en cabos (gazas sin nudo) son algo que siempre me ha llamado la atención, para mi eran un misterio, hasta que un día descubrí a través de otro loco de la vela este kit en una tienda náutica.


Los ayustes resisten mejor la carga que los propios nudos, y se siguen utilizando hoy día como la mejor forma de hacer gazas permanentes en cabos. En todos los barcos de competición profesional hay un tripulante, que además de hacer otras cosas, se encarga de los ayustes tal como se hacía con los cabos de cáñamo hace muchos años, lo único que ha cambiado son los materiales.

Lo mejor del kit son las instrucciones en las que se detalla como hacer los ayustes, las agujas en sí no tienen misterio y el hilo encerado se puede comprar suelto.
La driza que que aparece en las fotos tiene doble funda y alma de 12 fibras, en el caso de un ayuste en una driza sin funda intermedia los pasos son los mismos por que no se usa en el ayuste. El primer paso es retirar la funda exterior descubriendo la intermedia más o menos 30 cm.


Eliminaremos la funda intermedia en toda la longitud descubierta. Volvemos la funda exterior a su sitio y replanteamos el ayuste eligiendo el punto donde se unirán los cabos.  
 


En el chicote hacemos una abertura en la funda donde tenemos prevista la unión y sacamos el alma por la misma.


En el largo, y justo en el punto donde queremos que vaya la unión también hacemos una abertura en la funda y sacamos un seno del alma con una longitud un poco mayor que el tramo de alma que descubrimos en el paso anterior.



Deshilachamos el alma en el chicote cortando (en este caso) 6 de las doce fibras de la misma. Un truquito, si estas fibras se cortan a distintas longitudes el cambio de sección en el chicote del alma es más suave y después es más fácil de introducir “el paquete”.


Ahora introducimos la aguja “gorda” por dentro del alma en el seno que hemos sacado de la funda en una longitud aproximadamente igual al chicote de alma que ya tenemos deshilachado.


Con habilidad y paciencia volvemos a meter el seno de alma con el chicote en su interior dentro de la funda de nuevo. Eso se hace empujando la funda sobre el alma en el tramo de cabo anterior al ayuste.
Ahora deshilachamos la funda que nos queda fuera y metemos la guía fina por una abertura que hemos hecho en la funda un poco antes del ayuste.



Tirando con habilidad de la guía se mete la funda deshilachada rematando el trabajo

Publiqué una versión muy parecida a este post en La Taberna del Puerto, el mejor foro náutico en español, en la sección de bricolage tienen muchos más artículoes ecritos por gente que sabe.

2 comentarios:

Nacho Garmilla dijo...

Laserita, enhorabuena por el blog. La variedad de contenidos, la impecable redacción, el tono socarrón cuando te haces autocrítitca y la calidad de los contenidos hacen que te tenga en mi top-ten de visitas.
Muchas Gracias por compartir todo esto con nosotros.

Nacho G.

laseristatorpe dijo...

joer, me puesto rojo ... Gracias Nacho

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...