Desde Vigo - Galicia - España. Feliz navidad y próspero 2013 a todos los laseristas torpes ¡y a los hábiles también!


Velero Quechulo, 1995.

Esta es una entrada que trata un tema triste. Cuenta el hundimiento del velero Quechulo, que participaba en la regata Castrosúa el 25 de julio de 1995. Toda mi vida náutica he oído hablar de este famoso hundimiento, en el que los dos tripulantes del Quechulo, Juan Lampón y Toño del Río, ambos rondando los 18 años, murieron en circunstancias que aun hoy levantan emociones entre la comunidad de la vela gallega y también en la marina mercante, en cuanto a la actuación de Salvamento Marítimo aquella noche.

Para ponerse en situación es bueno saber que la Regata Castrosúa es una de las primeras pruebas que se hacía en la costa de Galicia en la modalidad de dos tripulantes y en solitario. Siempre ha sido una regata dura, porque el recorrido serpentea entre las entradas, bajos, islas y cabos de las Rías Baixas gallegas. Para los que conocen las rías, será fácil imaginar la cantidad de roles, subidas y bajadas de viento que conlleva navegar entrando y salendo de cada ría, y por lo tanto la cantidad de maniobras que esto implica. De las 24-36 horas que suele durar esta regata pocas permiten descanso con continuas maniobras y cambios de velas, y esto en parte, fue lo que hizo famosa en aquella época a la regata.

Después de un parón de unos años, la Castrosúa sigue celebrándose cada año, e inevitáblemente el recuerdo de las circunstancias que rodearon el hundimiento del Quechulo y lo que pasó y no pasó en las horas siguientes, siguen macando cada edición para recordar a todo el mundo los riesgos que se corren al salir al mar.

Aquella noche de verano del 25 de julio de 1995 con luna casi nueva y mar en relativa calma el Quechulo, con base en A Pobra do Caramiñal, participaba en la regata Castrosua. Ese día es festivo en Galicia, por ser el día del patrón Santiago Apóstol y es común que en pleno verano se celebren fiestas en los pueblos de la costa con fuegos artificiales incluidos.

Por lo que he podido saber, el Quechulo navegaba al sur de las islas ons, en la entrada de la Ría de Pontevedra la última vez que se supo de él ese día. Participantes en la regata comunicaron a el avistamiento de bengalas esa noche, . A medida que los barcos iban llegando a puerto después de completar la regata, se empezó a echar de menos al Quechulo, hasta que las familias de Juan Lampón y Toño del Río se preocuparon de verdad, y decidieron llamar directamente a Salvamento Marítimo. Y aquí empieza la polémica, porque la actuación de SM esa noche se acabó analizando minuto a minuto en un juicio en el que no se encontró culpable, pero que debió hacer revolverse a más de uno en su sillón.

Ciñéndome a los hechos, el cuerpo sin vida de Juan Lampón fue encontrado por un buque de guerra Holandés días después flotando a la deriva al W de las slas Cíes, con el chaleco puesto y la anilla de una bengala aun en uno de sus dedos. Toño del Río fue encontrado por un pesquero en la misma zona.
Foto del buque Ro-Ro Cervantes. http://www.spanishshipping.com/

Durante el juicio que se celebró en 1998, se consideró la posibilidad de que el Quechulo hubiese sido abordado por un buque carga tipo RO-RO (Roll in - Roll out) que navegaba esa noche por la zona, de nombre "Cervantes". Este barco hacía transportes de automóviles producidos por Citroën entre Vigo y puertos de la costa francesa con mucha frecuencia, y llegó a ser famoso en la ría por sus años de servicio. Fue vendido  por la armadora hace pocos años y trasladado al Golfo Pérsico por lo que he leído. El caso es que su capitán y primer oficial aquella noche declararon como imputados en el juicio que se celebró, y no se encontró evidencia de que hubiesen abordado al Quechulo.

Poco después de que el jucio terminase, dos pesqueros de Riveira recuperaron los restos del Quechulo en el año 2000. Informes periciales basados en los restos confirmaron la posbilidad del abordaje, y se tuvieron en cuenta en el recurso que siguió durante el 2001.


Fotos retiradas de http.//www.lavozdegalicia.es

En la sentencia del recurso de Noviembre de 2012, se habla de marcas de pintura en el palo recuperado del Quechulo, pintura similar a la utilzada por el Cervantes para su casco, del cambio de rumbo del Cervantes a la hora aproximada del posible abordaje, y de las horas de avistamiento de las bengalas posteriores a la hipotéctica colisión. Incluso se habla de la anilla de la bengala encontrada en el dedo de uno de los tripulantes, calificándola de "no ser prueba irrefutable" de que el avistamiento de señales comunicado a SM fuese el producido por la bengala del Quechulo. También se dice que el Cervantes no tenía comuncación de que navegase por una zona con barcos en regata, y no se excluyen otras posibilidades, como que el Quechulo chocase con otra embarcación, que hubiese tocado fondo o que el hundimiento se debiese a un golpe de mar.

Salvamento Marítimo también se vió implicado en las acusaciones debido a la respuesta que dió ante las llamadas de las familias de Juan y Antón. Se pudo demostrar que ambos murieron por hipotermia, y se sembraron dudas sobre la rapidez de la respuesta que el servicio dio aquella noche. La actuación de SM quedó en entredicho, y varios de sus responsables y técnicos declararon en el juicio como imputados, pero finalmente los tribunales no encontraron responsablidad alguna que implicase a alguien en este triste suceso. Como nota indicativa de como se trata el asunto en SM, en la memoria económca del 2009 se consigna una provisión para "responsabilidades" de 150.000,36 euros, citando expresamente el caso del Quechulo, y además se añade que "Al cierre del ejercicio, la Sociedad no tiene conocimiento de la Resolución de dichas reclamaciones".

En el 2006 se produjo el documental "Que non che pase nada" en el que se cuenta el caso del Quechulo, y que os pongo a continuación. Como se puede ver las pasiones siguen encendidas. Está en su mayor parte en gallego, pero creo que se puede entender alguna cosilla fácilmente.




A raiz de este y otros incidentes en regatas, la Administración Española promulgó el Real Decreto 62/2008 que regula las pruebas náutico-deportivas, y que entre otras cosas exige un permiso de la Capitanía Marítima de la zona para organizar cada evento, que debe contar con los recursos de seguridad adecuados, la comunicación necesaria a todos los sistemas de tráfico y salvamento, y detalla las características de las embarcaciones que participen.

Quiero indicar que toda la infomación que he relatado aquí ha sido sacada de entre la que hay disponible en internet. Yo no tengo ninguna relación con ninguna de las partes, ni tampoco intencón de ningún tipo. Simplemente he creído que el tema es interesante para publicar en el blog.

Las diez leyes del laserista torpe

Oid vosotros, laseristas todos, estas leyes que os digo de buena fe y sin imposiciones. Que muchos ya conocereis y las veréis como ciertas, y que otros harán bien en leer y recordar, para prevenir males y promover la causa de los caballeros y damas laseristas. Preservaos a vos y a vuestro barco con buen hacer marinero y que os sirvan de ayuda estas diez leyes.

1ª ley del laserista torpe: Disfruta y vuelve entero.

La vela es un deporte, y "deporte" es otro nombre para "juego". El láser es divertido, pásalo bien.

2ª Ley del laserista torpe: El láser es un monotipo, la diferencia la marcas tú.

Depende de tí. El láser es un monotipo, sencillo en su aparejo, pero fino a la hora de llevalo bien. Si el resto es más rápido que tú, busca el 60% de la mejora en tu técnica, el 30% en tu táctica, y del 10% que queda, puede que algo sea culpa de tu barco. Yo, de novato le echaba la culpa al barco, ... hace tiempo que he dejado de hacerlo... ;)

3ª ley del laserista torpe: Cuanto más dolor sufras en un láser, más rápido navegará.

Navegar en láser duele. Estira bien las piernas al colgar durante la ceñida, baja los hombros hasta que veas a la flota por debajo de la botavara. Navegarás rápido, y sabrás lo que es el dolor. El dolor es nuestro amigo, nos recuerda lo bien que hemos navegado el resto de la semana. Sumando esta regla y la 1ª, se llega por estricto razonamiento lógico, a la conclusión de que los laseristas somos algo masoquistas.

Muestra tus heridas. Cuantas más heridas, más dolor, cuanto más dolor, más rápido habrás navegado. Así que enseña con orgullo tus marcas, moratones, rozaduras y heridas. Las marcas del sol entre la parte superior de las botas y la inferior del neopreno tres cuartos, y los callos en las manos, son señales que el laserista debe enseñar y exibir con orgullo.

4ª ley del laserista torpe: Nuevo no significa más rápido.

Las bonitas etiquetas de las marcas de material, las velas crujientes y compases caros no ganan regatas. No olvidéis que un láser de 30 años con pala y orza de madera llevado por un alguien en bañador con la habilidad adecuada y un trapo por vela puede ganar y lo hará para recordar la grandeza del láser y la humildad que todo laserista debe tener.

Otro corolario de esta regla es que las camisetas, gorras, polos, y tops de campeonatos, mundiales, trofeos, copas u otras regatas son igual de rápidos que el mismo material conseguido a través de nuestra cadena de supermercados local. Eso sí, las primeras molan mucho más.

5ª ley del laserista torpe: No seas un idiota.

El laserista idiota es aquel que navega de forma que siempre molestará con sus malas palabras o maniobras a uno o más miembros de la flota en cada manga. Piensa y busca al idiota entre los laseristas con los que sueles navegar. Si no lo tienes claro, es posible que el idota seas tú mismo.

Una consecuencia de esta ley es: Sé amistoso. Habla con todo el mundo, ayuda a todo el mundo, pregunta cuando no sepas. En el láser no hay diferencias de edad o sexo, hay diferencias de peso. Competirás con aquellos que más o menos pesan lo mismo que tú, así que no distingas a nadie por cualquier otro motivo.

5ª ley del laserista torpe: Promueve la clase.
No me refiero a que pagues tarjetas de clase, licencias federativas y otras mandangas (eso se da por supuesto...:)). Hablo de colaborar organizando regatas, entrenamientos, travesías o salidas de domingo por la mañana.
Otros navegantes pueden descubrir lo que se están perdiendo a través de tu experiencia. Cuéntalo, y si es en un blog, hazlo por lo menos una vez a la semana ;).


6ª ley del laserista torpe: Sé autosuficiente.

Para mí, aquel laserista que llega a la regata por sus propios medios, monta su barco, lo bota, navega las pruebas sin neumática de apoyo ni entrenador, vuelve a tierra, desmonta, carga, viaja a casa, descarga, y al día siguiente va a trabajar, estudiar o madugar, es en general, navegante hasta la médula, un laserista de pro, y si pasa de los 30 años, alguien a quien deberíais invitar a unas cervezas cada vez que podáis.

Claro que es bueno navegar con un club, con entrenador y neumáticas de apoyo, pero me pregunto si la afición seguiría siendo la misma si no existiesen todas esas "comodidades".

7ª ley del laserista torpe: El mar se ve mas bravo desde tierra. Sal a navegar con viento.

El láser es más divertido cuanto más viento hay. Un través en un láser con  un viento de 15 nudos es una de las cosas más divertidas que hay. No estoy diciendo que te juegues el tipo saliendo con fuerza 5, pero dentro de tus posiblidades atévete a salir a navegar con viento. Hazlo siempre de forma segura, avisando de que vas a salir a alguien, diciéndole a la hora que tienes pensado volver, o saliendo con compañía.
Sumando las leyes 1ª, 3ª y 7ª confirmamos nuevamente lo de que a los laseristas nos gusta sufrir.

8ª ley del laserista torpe: En las fotos no se vé el viento.

Da igual que enseñes las fotos a tus amistades y digas "hacía una rasca importante", no te van a creer. No se lo digas, ¡demuéstraselo!. Invítalos a navegar y sabrán lo que es el mar y el viento de verdad.

9ª ley del laserista torpe: Para que uno gane tiene que haber otros que no lo hagan y alguien que quede de último.

Recuerda, cuando llegues primero, que lo has conseguido porque alguien ha quedado segundo, y todos los demás detrás. Respeta a todos los que navegan contigo, cuanto mejor sea la flota más mérito tendrá el que gane. Un tal Paul Elvstron (sí, ese de las velas con la corona en el puño de amura) decía: Ganar perdiendo el respeto de tus adversarios no es una victoria".

10ª ley del laserista torpe: Lee, comenta y comparte el blog del Laserista Torpe!

Una vez a la semana al menos, conéctate a http://laseristatorpe.blogspot.com. Comenta las entradas, participa en Facebook y comparte tus opiniones con todos los laseristas torpes!

Una vela láser en la Vendée. ¡Samantha Davies no es torpe!.

Para los que no lo sepan, la Vendée Globe es una regata que sale de Francia y recorre la ruta de los tres cabos circunnavegando el mundo sin escalas, en barcos dela clase IMOCA, de 60 pies (18 m) tripulados en solitario, y sin asistencia. Dicho así ya se hace uno una idea de lo dura que puede ser esta regata. Pero para los que conocen la vela oceánica es mucho más. La Vendée es la cima de la vela en solitario, un desafío que muy pocos han podido acabar y que sale cada cuatro años de la región francesa del mismo nombre. La salida de la edición de este año tuvo lugar el domingo de hace dos semanas y a estas alturas los primeros están cruzando las calmas ecuatoriales un poco más al sur de las islas de Cabo Verde.

Muchos navegantes se preparan desde muy jóvenes (sobre todo los franceses) para llegar algún día a correr la Vendée Globe. Empezando a competir en Mini 6,50, pasando por los Fígaros o los Open 40, todas ellas clases en solitario, los patrones se enfrentan a un camino en el que muchos se quedan en la cuneta por falta de patrocinadores, resultados, o simplemente por mala suerte.
En la Vendée hay tres puntos críticos en los que suelen ocurrir las roturas que siempre sufren varios de los barcos que participan, que son el cabo de Buena Esperanza en África, el mítico cabo de Hornos y aunque parezca mentira, en todas las ediciones entre el Cantábrico y la costa de Portugal, siempre caen bastantes participantes.

La imagen que se puede ver más abajo es el Saveol de Samantha Davis, la única mujer que participa en esta edición, y que frente a la costa de Portugal ha perdido el palo. Samantha ha alcanzado las islas de Madeira, donde ha conseguido un palo de un First Class 8 y una vela que todos conoceréis para improvisar un aparejo de Fortuna que le permita llegar a Cascais.

Imagen Vendée Globe http://www.vendeeglobe.org/
Ahí se ve la velita de láser en lo que parece un través o una aleta, tirando de todo un 60 pies en medio del Atlántico. Una máquina de navegación oceánica hecha de carbono, titanio, kevlar, con lo último en electrónica, acastillaje y velas, empujado por un trapito de dacron diseñado en los años 70. El sueco que se la ha prestado ya tiene un barco un poquito más famoso, porque ese número de vela ha dado la vuelta al mundo, por lo menos mediáticamente, cosa que Samantha ya no podrá completar esta edición.

Este año, el mallorquín Bubi Sansó corre esta regata en el Acciona 100% Ecopowered. El primer  IMOCA 60 que genera toda la electricidad que consumen este tipo de barcos de forma  completamente ecológica, usando paneles solares, hidrogeneradores y pilas de combustible. Bubi estuvo en mi club, el Liceo Marítimo de Bouzas en el 2008, después de que hubiese participado en la Barcelona World Race de aquel año junto a Pachi Rivero. Vino a darnos una charla en la que creo que parpadeé dos veces, durante la hora que duró. En aquella ocasón le pregunté si sabía cuando correría su segunda Vendée (participó en la del 2001) pero no lo tenía nada claro... ¡y miradlo ahora!.

Gracias a todos los que me habéis mandado mensajes avisándome de esta imagen para que la incluyese en el blog del Laserista Torpe. De verdad me ha gustado mucho ver como os acordáis del blog cuando veis una vela láser. :)

Iwo Jima laser sail. Una tarde aburrida de domingo...

Disco antifricción para la fogonadura del láser.

El mantenimiento del láser para mi es un consumo de tiempo dedicado a la vela en el que podía estar navegando en vez de haciendo chapucillas. Me interesa poder navegar el máximo tiempo posible con el barco en unas condiciones razonables, y es por eso que de vez en cuando, y a pesar de que pierda horas en el mar, le dedico un rato.

No hay mayor pérdida de tiempo que quedarse tirado por un herraje roto o rajar una vela por no haber revisado un palo de vez en cuando. Se pierden muchas horas de navegar reparando averías y se gasta mucho dinero, además de las malas experiencias que podemos pasar. Un ejemplo muy tonto es este.

Mi amiguete Mario Morillo ha estado haciendo mantenimiento en su barco y me ha comentado un detalle al que no se le suele prestar mucha atención, pero que puede alargar la vida de un casco bastantes años.

Muchos sabrán que una de las partes a vigilar del láser es la fogonadura. Una fogonadura estanca y fuerte es muy importante para un láser en buen estado, y todos sabemos que el palo gira sobre ella en cada virada y trasluchada, con la jarcia empujándolo firmemente contra el fondo. A mi se me viene a la cabeza lo que pasa en un almirez o mortero, ese aparato de cocina donde se machacan las especias y las hierbas.

Un ejemplo muy gráfico, ¿eh?

Mario ha estado sustituyendo el tope plástico que se monta en la coz de la sección inferior del palo. Este tope es el que está directamente en contacto con la fogonadura. He aquí la foto.

Tope plástico al final de la base de un palo láser.
La pieza de la izquierda está usada. La de la derecha es relativamente nueva. Se puede ver a simple vista el desgaste de la parte inferior de la pieza vieja con respecto a la nueva (como 5 mm de diferencia), e incluso se ve como el desgaste es mayor en una parte de la pieza (la que apunta hacia popa) con respecto a la otra.

Pudiera parecer poco importante prestarle atención de vez en cuando a esta pieza. Pero si el desgaste es suficiente, el aluminio del palo puede llegar a entrar en contacto con el fondo de la fogonadura. Esto, como muchos ya sabrán, es letal para el casco del láser, porque en cada giro el palo irá limando poco a poco el fondo hasta que se produce una entrada de agua o algo mucho peor.

Viendo esa diferencia entre el desgaste en la zona de la pieza que queda a popa y la que queda a proa, me comenta Mario que esto afecta directamente a la caida del palo (se llama caida del palo a la distancia que separa la punta del palo o perilla, del punto medio del espejo de popa del barco). Cuanto más desgastada hacia popa más caida tendrá el palo, más ceñidor será y peor irá en popas.

Sé que los hay, aunque yo nunca los he conocido, laseristas preocupados por encontrar puntas del palo más o menos flexibles para conseguir mayor o menor caída en el palo en función de la fuerza del viento. Supongo que esos mismos laseristas habrán tenido en cuenta este desgaste, porque desplaza la perilla hacia popa... Misterios que alguien nos podría aclarar en la sección de comentarios.

Los fabricantes de láser, que han pensado en todo, ya han encontrado una solución que previene este problema, y que es colocar en el fondo de la fogonadura un disco anti-fricción (¿teflón, carbono?) de menos de 1 mm de espesor. Esto está permitido según las reglas de clase.

Yo he pensado en estos discos, pero también me he dado cuenta de que si algo se cuela entre el disco y el casco, me iba a hacer un estropicio igual o mayor sin que yo me diese cuenta. Así que desde hace tiempo lo único que hago es asegurarme de que la base del palo está totalmente limpia de arena u otra cosa antes de meterla en la fogonadura, y de vez en cuando le doy la vuelta al barco para meter la manguera en la fogonadura y limpiar todo lo que pueda haber caido dentro.

Espero que esto os haya sido de ayuda. Gracias a Mario Morillo por la idea y las fotos.


Semana del Atlántico 2012: Europa Laser Cup - Vigo. Tercer día.

Como apostaba ayer, hoy no ha entrado el viento en toda la mañana y no ha habido pruebas. Esta mañana me he levantado a las ocho y he observado el cachito de mar que se ve desde casa, y que tenía el aspecto de no entrar nada de nada. Eso, junto con un vistazo a la web de meteogalicia, ha hecho que me quedase en camita tan pancho hasta bien entrado el día.  Me he levantado con calma, desayunado como un rey y allá que me voy a buscar el barco al R.C.N. de Vigo, mientras toda la flota hace lo propio en medio de la ría.

Total, domingo de relax que no ha venido mal después del día de ayer. En resumen, no ha estado mal esta Europa Laser Cup, mucho más tranquila que la del año pasado, aunque he echado de menos a algunos amiguetes. Los resultados no están publicados, pero la clasificación final hasta el décimo puesto se puede ver aquí.

Semana del Atlántico 2012: Europa Laser Cup - Vigo. Segundo día.

Como estaba anunciado hoy entró el NE fuerte. Me levanté tempranito y llegué antes para ver la ría desde el espigón de R.C.N de Vigo. Al principio parecía un día normal de los de bocana, y nada anunciaba lo que saltó luego (salvo los pronósticos del tiempo, claro). Por lo visto se llegó a los 25 nudos, en las crónicas se habla de 30, pero esto siempre se escribe para darle bombo a las noticias.

Este es mi laser, hay muchos otros, pero este es el mío. Él me cuida de todo mal.

El comité retrasa tres cuartos de hora la salida, pero vi a la gente con ciertas ganas de salir al agua después del día de poco viento de ayer. Finalmente todos al agua y el viento que empieza a subir.

La marea estaba subiendo y no había demasiada corriente, el viento del NE en barlovento era más fuerte y el comité tenía ganas de hacer mangas. Los standard llegamos a tres, y la organización se quedó con ganas de hacer alguna más, visto el parte de mañana.

Primera manga y salida por la boya (no sé que pasaba hoy que todas fueron por ese lado). Empiezo ciñendo con ganas, pero enseguida el viento empieza a subir. Me da tiempo de ver de cerca como navegan los Lituanos, dos chavales que no deben pesar cada uno más de 75 kilos, pero que llevan el barco plano y la escota cazada a tope, cuando yo con 85 apenas soy capaz de mantenerlo adrizado. La forma de colgar en la banda marca mucha diferencia en el láser, y sospecho que llevo la cincha demasiado floja.

Salgo y me voy a la izquierda, poniendo un ojo siempre en Serafim Gonçalves (que está noveno y yo décimo). Serafim se me despega y vira como a 1 min de mi en barlovento, y en el largo, con la orza cantando al bajar la ola, veo como el Inglés rompe la base del palo justo antes de la popa.

En la popa Serafim se me va, y el viento amaina un poco al llegar a sotavento. Detrás tengo a un portugués que se me acerca peligrosamente, pero en la ceñida cojo un par de roles y parece que me arrimo a Serafim. Vuelve a subir el viento y en el ultimo través con el sol en toda la cara, el mar brillando y Vigo al fondo, voy solo y disfruto un rato. Entro noveno, no está mal.

Segunda manga, otra vez salida por la boya, pero yo decido no meterme en el lío. Ceñida esta vez por el medio del campo, intentando coger algún role, pero se hace difícil navegar, el viento sigue subiendo y los pantocazos son continuos. Con viento, cualquier detalle se magnifica, y mi guante izquierdo que está gastado, hace que me resbalen la escota y la caña en esa mano. Llego a barlovento y otra vez el viento sube, me doy cuenta de que es porque estamos cerca del monte de la Guía, donde la ría se estrecha.

En la popa descubro el mítico lío en la escota y mientras intento deshacerlo clavo la proa en una ola. Bañera llena de agua y yo allí como un bebé tomando su baño con el agua por las rodillas, solo me faltaba el patito.... Llego a sotavento con Serafim muy por delante, y durante la ceñida me dedico a sobrevivir e intentar no llenar la bañera de agua. De nuevo en la popa otro lío en la escota, pero esta vez parece que se deshace bien. En una buena planeada traslucho y arrumbo hacia la puerta de sotavento, cuando justo después una racha me hace volcar a barlovento, la peor de las formas para volcar, tanto para el físico como para la moral.

Aun así los que llevo por detrás deben estar pasándolo mucho peor que yo, porque nadie me pasa, y consigo cruzar la línea décimo (el inglés que había roto el palo en la primera manga, consiguió llegar a la salida de la segunda con una base nueva).

Cuando el viento arrecia aun más, el comité llama para otra prueba. Mastico dos mordiscos de bocadillo y allá voy, pensando en las horas de fisioterapeuta que me va a costar esta tercera manga.

Nuevamente salida por la boya y yo en medio del petate. Salgo y viro hacia la derecha, pero ya no pienso en roles ni en Serafim ni en puestos. Simplemente intento mantener la bañera seca y el barco razonablemente adrizado. Me cruzo un par de veces con Tiago Morais, el líder de la jornada anterior, que parece estar sufriendo con tanto viento, y que no tuvo un buen día. En barlovento los borregos se alargan  y consigo hacer un largo con el agua asomando por la caja de la orza, el hmmmmm de la vibración, y yo agarrado a la unión de la caña y la extensión apretando el culete.

Esta vez en la popa el viento baja algo, pero no consigo acercarme a Serafim. Durante la ultima parte de la siguiente ceñida me cuadra virar la boya con la flota de radial, y me cruzo con un holandés con el que luego estuve charlando un poco. Un laserista de 65 años, y que cuando me lo crucé debía ir entre los 15 primeros de los radiales... sin palabras. En la popa decido que aunque haya más pruebas yo me iré a puerto, porque me dan calambres en las manos y mis cuádriceps están pidiendo tregua. Nada pasa en el último largo, no consigo ver a los que vienen detrás mía (todos se habían retirado menos uno). Cruzo la línea, me cuentan que ya no hay más pruebas y entro feliz, entero y cuerdo en puerto.

Total, que hoy he conseguido dos 10º y un 9º, y estoy décimo a tres puntos de mi amigo Serafim. Mañana el pronóstico es de poco viento, y apostaría a que no va a haber mangas.

Semana del Atlántico 2012: Europa Laser Cup - Vigo. Primer día.

Aquí estoy después del primer día de la Europa Laser Cup. Menos participación que el año pasado, en standard solamente 18 entre los cuales un irlandés, dos lituanos, un montón de portugueses y solamente tres ESP, de los cuales un canario, un portugués corriendo bajo la grímpola del R.C.N de Vigo, y el laserista torpe defendiendo el honor Gallego.

Poco viento. Esta mañana soplaba la bocana y el comité hizo bien en aplazar la salida desde las 13 hasta el repunte de marea de las dos de la tarde. Salimos al agua y al cabo de una hora entró un N (que venía en los pronósticos) que se peleaba con el térmico de las tardes en la ría y que viene del SW. Mucha corriente a partir de las 15 porque bajaba la marea.

Primera manga y allá que voy. Salida que estaba por la boya y veo como se apelotona todo el mundo allá. Aguanto hasta el último minuto en medio de la línea y me voy hacia la boya templando gaitas, sin prisa. Tortas y gritos en el extremo de la boya mientras yo salgo amurado a estribor como a 20 m más hacia el comité. Viento limpio y yo contento.

Sabía que debía irme a la izquierda porque el SW térmico daba roles buenos en ese lado. Como he salido con viento limpio solo he de pasar dos o tres popas para ir a la izquierda, así que no me hago esperar. No solo había buen role, además yo creo que había más presión y me va bien. Paso barlovento sexto, pero nada más comenzar la popa me pasan dos. En sotavento paso un momento de indecisión porque no sé que boya virar en la puerta, y finalmente me voy a la de la izquierda del campo.

Ceñida regular hasta la boya de barlovento donde se juntan las flotas de radial y standard, menudo petate. En la popa pierdo referencias con tantos radiales, pero a 100 m de sotavento veo a Serafim Gonçalves acosándome desde atrás. En el través mantengo distancias, y en la última ceñida hacia la meta la cago en una virada y Serafim se me pega. Entramos proa con proa, pero ¡¡le gané!!!.

Segunda manga. El sol callendo y el viento imitándolo, se da la salida sobre las cinco y media de la tarde. La salida está por el barco, pero yo de nuevo quiero ir a la izquierda (hay mucha corriente de derecha a izquierda y eso hace que el viento aparente cambie ligeramente a ese lado). Salgo pegadito a la boya, otra vez con viento limpio y otravez feliz.

Al principio parezco el loco de la izquierda, el del bordo fantasma. Todo el mundo se iba a la derecha. Pero debo llamar la atención porque uno de los lituanos viene a probar mi lado. Voy amurado a babor y el lituano vira debajo mía. Por la ventana de la vela veo toda la flota y me empiezo a dar cuenta de lo que está pasando cuando el lituano hace un repique para virarme en la proa. ¡No voy nada mal!. Tranquilo torpe, no la cagues.

Dos portugueses (Tiago Morais y otro) vienen amurados a estribor. No quiero cruzar sus popas con el viento bajando, así que viro antes de que lleguen a mi altura. Sigo sin ir nada mal. Último bordo hacia barlovento y yo amurado a babor. Tres ya han virado la boya y dos vienen amurados a estribor. Viro debajo de ellos pensando que me da para pasar por el interior. Pero no.

Como dirían mis amigos de Laser Standard Galicia: Pollo en la boya. Me quedo aproado justo en la boya y cuando me doy cuenta estoy con el culo en el agua por el desvente de los dos que venían a estribor. Tengo retomar y pierdo no sé cuantos puestos. ¡¡Pero estaba llegando quinto a la boya!!

Través sin novedades, y en la popa adelanto a un laserista canario. En sotavento la puerta de boyas está tan estrecha que apenas cabe un barco. Comienzo la ceñida pero el viento ha caido mucho. Menos mal que acortan en barlovento y finalmente vuelvo a entrar justo antes que Serafim.

Ha sido un buen día para mi, en la general estoy décimo. Me parece que mañana, con la nortada que está entrando no lo voy a pasar tan bien, pero prefiero eso que una regata sin viento. ¡Hasta mañana!







Llegando a la boya de sotavento.

Otra vez he estado leyendo el libro de casos de la ISAF, y me he encontrado con el nº 75 de la página 151. Este es un caso típico de la llegada a sotavento de dos barcos, uno amurado a estribor y otro a babor
El libro de casos hace una descripción muy técnica y aséptica de lo que pasa en este caso, pero yo que he vivido alguna vez esta maniobra tanto en láser como en crucero, me permito recrearla.

Es posible que P y S hayan virado en barlovento bastante juntos, y ambos se hayan vigilado toda la popa. Dependiendo del viento, P y S ya saben que va a haber tomate en la boya como 50 m antes de llegar. P sabe que tiene las de perder porque va amurado a babor (regla 10) y por el exterior (regla 18), pero espera el error de S, que tiene que trasluchar justo en la boya y hacerlo rápido (regla 18.4) , y eso con según qué viento puede ser fácil o muy difícil. Si S falla y traslucha demasiado tarde o mal, dejará un hueco para que P se cuele colocándose bien para la ceñida.

S entra en la zona de las tres esloras, y para poder virar de forma suave la boya, orza para hacerse espacio (el que necesita un barco en las condiciones reinantes mientras maniobra con prontitud de acuerdo con el buen hacer marinero). En consecuencia P empieza a ponerse malo y a recordarle a S que "Cuando un barco con derecho de paso con compromiso interior tenga que trasluchar en una baliza para navegar a su rumbo debido, hasta que trasluche no se alejará de la baliza más que lo necesario para navegar a ese rumbo", pero seguramente no lo hará con estas palabras exactas, sino con algo menos amable...

S seguirá orzando hasta que crea que tiene suficiente espacio o ceda a los berridos de P y en ese momento trasluchará. A partir de aquí las cosas se ramifican.

Si P no le ha dejado espacio a S, además del cabreo se llevará un botavarazo de S y si el espacio es pequeño habrá contacto entre ambos.

Si P le da el espacio suficiente, S trasluchará y arrumbará a la boya, o la cagará en la trasluchada.

En este vídeo se ven todos los posibles desenlaces en uno solo. Que lo disfrutéis.

Navegar en la ría de Vigo, campo de regatas.

Esta es una entrada un poco atrevida. Hablar sobre como funciona el viento y las corrientes en la ría de Vigo, es cuando menos arriesgado y las personas que realmente podrían hablar con autoridad en cuanto a esto de las regatas nunca lo harán. Pero siguiendo la filosofía del blog de quitarle misterio a lo complicado de la vela, me atrevo a dar rienda suelta a mi bocaza.

Las rías son sitios difíciles de conocer, tienen vientos termicos, corrientes de marea, zonas de menos fondo... Pero al mismo tiempo son lugares ideales para navegar, sobre todo para los que no somos muy hábiles. Solamente disfrutar de las playas, calas, islas y paisajes por el simple placer de visitarlos ya merece la pena. Pero varios "estresados navegantes esclavos del tiempo" (léase regatistas) me han preguntado alguna vez sobre la ría y que cosas hay que tener en cuenta al regatear en ella. Se acerca la Europa Laser Cup, que se celebra a finales de octubre, y mucha gente de fuera viene a navegar a Vigo, así que voy a intentar, como siempre, ordenar mis ideas sobre este tema. Los que no conocen la ría de Vigo pueden hacer caso de lo que aquí escribo, pero siempre bajo su cuenta y riesgo. Los que sí la conocen podrán pensar que me paso de listo o me equivoco, pero a estas alturas todos sabrán que soy torpe, así que unos y otros sois libres de rectificarme u opinar en la sección de comentarios.

La ría de Vigo está orientada en dirección SW - NE, con una longitud desde la isla de San Simón al centro del canal Sur de 14 millas. El ancho se va reduciendo a medida que nos adentramos en ella desde las 6 millas a la altura de las islas Cíes, hasta las 0.6 millas (6 cables) en el estrecho de Rande, donde está el puente del mismo nombre. Las islas Cíes en su desembocadura la protegen del mar de fondo y de los vientos fuertes del SW, y a medida que nos adentramos, los montes de la península del morrazo y Vigo, van atenuando el viento de manera que cuanto más hacia el interior menor será la intensidad de este, y más rolón se volverá.

En la ría se celebran muchas regatas al año, organizadas por distintos clubes, y en función de qué club organice los campos también cambian. Los campos que aparecen en el siguiente esquema son para regatas de vela ligera o crucero tipo barlovento - sotavento. Para pruebas en línea es evidente que sería mucho más difícil ordenar las ideas, por lo menos para mí.

Campos de regata habituales en la ría de Vigo.
El campo A, que está a la salida de la ría, suele ser el que utiliza el MRCY de Baiona para sus pruebas de crucero. Baiona es un club con muchas regatas asenatadas en el calendario y suele montar sus campos en esta zona porque la bahía de Baiona suele quedarse pequeña para las grandes flotas que reune este club. Además, la bahía suele generar vientos térmicos inestables que hacen que los resultados a veces dependan mucho de la suerte.

Este campo frente a las cíes suele tener viento por lo general estable,predominando las direcciones SW a NE (el NE más en verano) con roles oscilantes. Muchas de las veces que he navegado con NW de anticiclón en este campo, durante la ceñida ha habido role a derechas en barlovento, y más presión por ese lado. Los días de calor y sol, con el repunte de marea hay que esperar siempre una encalmada. En agosto y principios de septiembre cuidado con las nieblas de final de verano. La corriente no suele ser grande en esta zona, por estar casi en mar abierto, y si os gusta navegar con ola larga o mar de fondo, en este campo lo pasaréis bien los días que entre.

El campo B, junto a la isla de Toralla, es el que suele usar el C.M. de Canido, por la poximidad a sus instalaciones. He navegado con vientos desde el S al NE, y también con térmicos. En general hay poco fondo cerca de la costa, así que con la marea bajando, la corriente aumenta cuanto más hacia el interior del canal. Los días de sol se forma térmico (o como se le suele llamar en la ría, "bocana") este suele generarse a primeras horas del día, viniendo del NE y muriendo a medida que sube el sol o llega la bajamar/pleamar. Los térmicos son impredecibles, pero mi experiencia me dice que oscilarán. Los días de S, éste será fuerte, racheado, rolón y puñetero.

El en la zona C del esquema se suelen colocar los campos del R.C.N de Vigo, R.N. Rodeira de Cangas, y los de mi club, el Liceo Marítimo de Bouzas. Se suele navegar en este campo con vientos del W SW, N y NE. Por la forma de la ría, y los montes del Morrazo (península entre las rías de Vigo y Pontevedra), el viento se va alineando con el eje de la ría a medida que entra. Así, un NW en la boca de la ría, a esta altura suele rolar a W. El SW será estable y traerá ola y mar de fondo, el N será racheado y rolón por la proximidad de la tierra. La marea empieza a ser importante a estas alturas, sobre todo la vaciante, que traerá corrientes paralelas a la costa, sobre todo cerca de Punta Balea. A veces, en regatas de crucero he visto barcos navegando pegados a las piedras en esta zona, sospecho que es por esa razón, pero no estoy seguro del todo porque a veces les va muy bien y otras muy mal.

Un apunte sobre este campo es que suele haber bastante alga flotando, de esas que se enganchan en la orza y la pala del timón. Ojo antes de las salidas.

El campo D es el que suelen usar el R.C.N. de Vigo, y el C.N. Punta Lagoa. Atención para los interesados en la Europa Laser Cup, porque este campo suele usarse uno o varios días durante esa competición. Por la época del año en la que se celebra, cerca del equinocio de otoño, las mareas tienen el máximo recorrido, así que las corrientes serán también muy fuertes. He corrido alguna prueba en la que con poco viento al pasar la boya de barlovento y enfilar el través, éste no era tal través, sino una ceñida contra la corriente para pasar la siguiente boya. Además, en la parte N del campo, junto al Monte de la Guía, la ría se estrecha y la corriente aumenta. Con marea bajando siempre hay que tener en cuenta esta corriente, que tendrá dirección SW, alineada con el eje de la ría. Este año la regata se corre los días 26, 27 y 28 de octubre con ¡luna llena!, así que los que quieran corrientes se van a hartar.

Hablando ya en general, en cuanto a vientos, en días de sol y poco viento (anticiclón), tendremos la famosa "bocana" de la ría. Un viento témico del NE que soplará a primera hora e irá desapareciendo a medida que el sol suba o la marea repunte. No he visto durar una bocana más allá de la una de la tarde. Este viento es rolón y además no rola igual para todo el campo, es decir, tiene roles distintos en zonas distintas. Si para mi ya es complicada la estrategia con un viento estable, imaginaos con un viento como este. En mi opinión no compensa irse a los extremos del campo cuando se navega con bocana y sí es interesante concentrarse bastante en el viento que hay en los inmediatos alrededores, sin mirar demasiado a la flota más alejada que tendrá roles distintos.

Si el día es soleado y de poco viento (otra vez anticiclón), por la tarde, a medida que el sol baje, entrará SW que puede ir subiendo dando un viento estable y divertido de navegar. Algunos días, después de una bocana débil (cuando el día está medio cubierto) este viento puede animarse y puede llegar a formar ola de viento, con bonitas planeadas. Si el campo de regatas está pegado a la orilla N, con este viento la derecha del campo suele ser interesante, sobre todo la segunda mitad de la ceñida.

El N en Vigo suele ser un viento generamente duro y frío, pero que al no tener recorrido en el fondo de la ría no formará ola larga, sino esa molesta ola de viento, que al rebotar en los muelles del puerto de Vigo crea mar confuso. El N será estable y durará y durará varios días seguidos día y noche. He oído una regla que dice que el N solo para cada tres días, es decir, si no para el primero durará tres días, si no para el cuarto durará  hasta seis, y si no para el séptimo llegará a nueve. Nunca me he parado a contar días para comprobarla, pero es verdad que suele durar varios días o incluso semanas.

Con borrasca la cosa cambia. Generalmente tendremos SW fuerte con mar de fondo, o S racheado fuerte, rolón y puñetero con mar plana. El SW será estable y cuanto más hacia el interior de la ría puede que role a W. En la orilla S se atenuará mucho y habrá pozos, en cambio en la orilla N será mucho mas entablado. Es habitual que la boya de barlovento en un campo del interior de la ría con S o SW, esté cerca de la orilla S, así que en ese caso habrá que esperar desventes y grandes roles en barlovento.

Hasta aquí llego y no me atrevo a escribir más. Pero para los que quieren rigor científico nada mejor que esta tesis doctoral sobre la Hidrodinámica de la ría de Vigo, del año 1999 cuyo autor es Pedro Montero, y de la que se extraen estas ilustraciones del capítulo de conclusiones en las que se muestran las corrientes de marea entrante y vaciante.






Sección de compra venta.

Hace unos días publicaba una encuesta en la que os preguntaba si queríais que hubiese una sección de compra - venta de material en el blog. Muchas de las entradas que recibe el blog desde google tienen asociadas las palabras clave "láser segunda mano", "comprar láser" o cosas así. No es que hayáis contestado muchos a la encuesta, pero me quedo con la sensación de que sí sería bueno, y por tanto me he puesto manos a la obra.

Esta croata no es torpe, seguro. Pero me ha gustado la foto. ¡Aupa Cebrián!.

Por lo tanto, como soy un buenazo y así el blog resulta más útil, he decidido crear esta sección que podéis encontrar en las pestañas de la barra superior, justo debajo de la imagen de cabecera.

Si queréis poner un anuncio enviadme un email y trataré de colgarlo lo antes posible. Iré poniendo los anuncios en el orden que me hayan llegado. Indicadme vuestros datos de contacto y la información lo más detallada posible sobre lo que queráis vender.

En principio solo colgaré anuncios de material de vela ligera (laser o no), ya veremos más adelante si interesa añadir otras categorías. Buena suerte a vendedores y compradores.

Cuento de Hadas: Xiquitas Team.

Si hay algo que me emociona de los Juegos Olímpicos es la pasión que se ve en los atletas por lo que hacen y consiguen. Me refiero a esos atletas para los que unos JJOO son la cima de una montaña que les ha llevado mucho tiempo alcanzar, como pasa en deportes como la vela, en los que ganar una medalla es casi lo más importante que se puede conseguir. 

Esa pasión es la que los empuja a conseguir llegar a sus propios límites físicos como mentales, y me emociona vislumbrar algo de lo que pueden estar sintiendo en el momento que ven que su esfuerzo de años paga resultados. Por eso se me pusieron los pelos del lomo de punta viendo a las tres navegantes Támara Echegoyen, Sofía Toro y Ángela Pumariega, que el sábado 11 de agosto conseguían la medalla de oro en la modalidad de Macht Race femenino, que se disputó en la clase Elliott 6 m durante las semanas de competición en Weymouth, al sur de Inglaterra.

La historia de las tres mujeres que han reventado todas las previsiones partiendo de cero para alcanzar al final la gloria olímpica ante los ojos sorprendidos de sus propios dirigentes federativos, la comunidad de la vela nacional y los siempre ignorantes medios de comunicación es, como dice el título del post, un cuento de hadas. Un cuento bastante atípico, porque no hay truco, ni trampa ni cartón, y ni siquiera suerte, ya que la del Elliott ha sido la competición más larga de las que se celebran en la vela, y en la que para ganar, las españolas han tenido que navegar 18 mangas, si no me fallan las cuentas. Esta misma razón ha hecho al mismo tiempo, que el Elliott no vuelva a ser olímpico en 2016.

Hay que empezar por contar que el Elliott 6m es un barco que se fabrica en un astillero Neozelandés y que fue nombrado clase olímpica 6 años antes de los juegos, pero que hasta aquel momento solo se navegaba con él en Nueva Zelanda. Un barco completamente desconocido en el mundo y que la ISAF se sacó de la manga no sé muy bien como. Debido a esto, a solo tres años de los juegos, la mayoría de los países, aun no tenían barcos para entrenar, por lo que había que buscarse la vida. Por lo que he podido llegar a saber, el "Xiquitas Team" llegó a entrenar en barcos de escuela de vela, subiéndose entre tanto a cualquier cosa que se pareciese a un Elliott 6 m. De aquella época es esta noticia del campeonato de españa de Macht Race del 2009, que se corrió en Platú y que ganó Maragarita Cameselle.

En esa época nada estaba claro. Tamara. Ángela y Sofía no eran las favoritas para ir a representar a España en los JJOO de Londres, ya que había muchas candidatas (Silvia Roca, Margarita Cameselle, o incluso Natalia Via-Dufresne), y el camino y las circunstancias que han recorrido no han sido nada fáciles tampoco; rodeadas de intereses en una época en que el dinero para la vela está más contado que los ahorros de la abuela. Ya en el 2010 demuestran a que juegan en el Campeonato de ese año, ganándolo 3-2 en la final de Santander contra la tripulación de Silvia Roca, que en aquel momento era el favorito para ir a los JJOO. De aquel año es esta foto.


En el 2011, esta vez en Vilagarcía, y a pesar de no ganar el evento (que fue open, es decir, abierto a otros paises) quedaron en segundo lugar después del equipo holandés, revalidando su título de Campeonas de España y poniendo ya una pica en Londres 2012.

Mediado el 2011 y durante el 2012 comenzaron a participar en el circuito ISAF, asistiendo a regatas en Miami, Weymouth, Palma... Ya estaban en camino, cogiendo experiencia, como en esta de la foto con las holandesas en Miami, en las que "pescaron" la driza del spi holandés con la botavara.

Foto John Payne. http://www.johnpayne.com
Ya en los juegos y desde mi perpesctiva, lo que me ha parecido es que las tres han tenido una gran fortaleza mental. La competición se dividió en dos fases (un esquema muy parecido al de la Copa Luis Vuiton y la Copa América); una previa en la que todos los equipos se enfrentaban contra todos, (Round Robin) después de la cual, los ocho primeros equipos disputaban unos cuartos, semis y la final. Todos los enfrentamientos después del Round Robin fueron al mejor de cinco mangas. Este esquema se había repetido en todas las regatas en las que habían competido durante el circuito ISAF, pero esta vez había 12 paises, así que en la ronda previa corrieron 11 mangas (contra sí mismas no navegaron).

En esa ronda previa perdieron con Rusia (este dato es importante más adelante), Finlandia, y contra Australia. Hicieron una ronda previa de menos a más, que supongo que les valió para coger toda la confianza que más tarde demostraron. De las pocas declaraciones que me llegaron durante esa parte de la competición me quedé con algo que comentaba Echegoyen, y es que decía: "el campo de regata es complicado, hay que levantar la cabeza". En la radio oí como el comentarista entendía esto como que estaban altas de moral, cuando en relaidad se referían a que más que marcar al rival, estaban navegando al role, como en una regata de flota.

En los cuartos de final se deshicieron de Claire Leroy, la que unos años antes sonaba como favorita para los juegos, barriéndo a las francesas por 3-0. Empezaba a sonar los nombres Echegoyen, Pumariega y Toro en los medios de aquí, que por aquel entonces buscaban medallas para España debajo de las piedras.

Llegó la semifinal contra Rusia, y en contra de la costumbre en Weymouth, ese día corría poco viento. A media tarde el enfrentamiento al mejor de cinco estaba 1-1, pero el viento faltaba y no se podía navegar. Si el viento no hubiese aparecido finalmente ese día, las españolas se habrían quedado fuera eliminadas por Rusia a pesar de no haber perdido en el agua. Los JJOO tienen un calendario que cumplir, y a tres días de la clausura (llevaban dos semanas compitiendo) la ISAF había acordado previamente que los enfrentamientos del Round Robin contaban en caso de empate al final de una jornada sin viento. Como Rusia les había ganado en la ronda previa, España quedaría fuera. Finalmente el viento entró y se pudo disputar solo una tercera manga en la que el Xiquitas Team se ganó a pulso el entrar en toda una final Olímpica con un resultado del enfrentamiento de 2-1.

Ese sábado 11 de agosto, de repente España descubría que había "tres chicas en vela" que tenían medalla asegurada y Teledeporte retransmitió (intercalando la gimnasia rítimica) las cinco mangas. Me senté en sofá nervioso como si estuviese yo allí, sintiendo el viento en el cogote y la presión en el estómago, a ver como una vez más el deporte de la vela se convertía en el que más medallas ha conseguido en la historia del olimpismo español.

Soplaba aquel día en Weymouth. Había ola y el viento andaba por los 20 - 25 nudos. Siempre pasa que en la televisión y las fotografías el viento parece menos de lo que en realidad es, así que lo que se ve en las imágenes no es fiel a la rasca que había. Durante las mangas previas las Australianas habían demostrado que con viento son muy buenas planeando en popa, y en ceñida son tan rápidas como las Españolas, que además iban cortas de peso de tripulación. Así que la cosa pintaba mal un día con tanto viento, pero ahí me parece que volvió a entrar en juego la confianza de las tres, Támara, Sofía y Ángela, y con todo el desparpajo plantaron batalla de tú a tú.

Para no alargarme demasiado el enfrentamiento al mejor de 5 se puso 2-2 a falta de la última prueba. Muchos recordarán como en la tercera manga, la patrona Australina, Olivia Price perdió el equilibrio en la segunda popa, cayendo por la borda mientras ambos barcos navegaban en un mar de viento creciente. Este es un apunte que da una idea como estaban las cosas en el agua (se puede ver en el vídeo de yotutube del final a partir del 1:02:00).

En la última manga (a partir del 1:24:00 en el vídeo) se pudo ver macht race del bueno. Para empezar ambas entran en la caja de salida y aproan a menos de una eslora de distancia entre ellas (dial up). Estando así, ambas comienzan a navegar hacia atrás durante mas de un minuto (hacer esto con viento fuerte no es fácil), hasta que AUS cede y ESP se pone a su popa y a barlovento. AUS se separa bastante caminando hacia la línea amuradas a babor y deciden virar, pasando por la proa de ESP bastante justitas. ESP consigue mantenerse a popa y sotavento, empujando a AUS cada vez que puede desde esa posición de forma bastante agresiva, con esa fortaleza mental y ganas desde el primer minuto. A 20 segundos ambas aproan con ESP del lado iquierdo. Doy un respingo en el sofá cuando veo como ganan la salida por dos eloras saliendo por la boya a toda velocidad.

Primera ceñida y ESP parece que navegan tranquilas, con ventaja a barlovento de las AUS, que a pesar de salir mal demuestran que no dan nada por perdido. Se ve la buena mano de saber navegar con viento, evitando los cabeceos en las olas, arribando cuando toca. Igualito que uno que yo me sé... ESP cruza la proa de AUS y elige el lado derecho para que los cruces les cojan siempre amuradas a estribor. Varios cruces durante la ceñida con ESP defendiéndose y AUS recortando la ventaja adquirida en la salida, hasta que AUS renuncia a atacar más y navega hacia el layline de babor.

ESP vira en barlovento a tres esloras de AUS, y empieza la pesadilla de la popa. AUS se coloca para tapar el viento a ESP, y comienza, como siempre, a cabalgar las olas pillando planeadas eternas, Ambas trasluchan y ambas cogen una planeada larga, que para ESP se acaba antes, lo que aprovechan las australianas para ponerse en cabeza y con interior a falta de un cuarto de la distancia a la boya de sotavento.

Pero llegó el momento (a partir del 2:15:00 en el vídeo). Ese momento en que todo se decide en instantes, donde todo lo que has hecho durante mucho tiempo se aclara o se pierde para siempre.

AUS intenta trasluchar para ir hacia la boya, y lo hace demasiado cerca de ESP.


Sería el instinto, el entrenamiento de Toni Otero (juez internacional de Macht Race, arquitecto vigués y gurú en la sombra), o será que lo vieron muy claro y aprovecharon la oportunidad según la vieron venir. Deacuerdo con el reglamento, todo barco que traslucha debe mantenerse separado del que no lo hace. ESP acerca su proa a la aleta de AUS el suficiente tiempo para que se considere que AUS está entorpeciendo a ESP. Bandera de protesta y doble penalización para AUS, dos giros, uno de ellos a cumplir inmediatamente. Aquí estuvo la medalla de oro para las españolas, el momento en el que le gritas a la tele y saltas por casa con el puño en alto con los pelos de punta y todas esas cosas que se hacen para disolver la adrenalina en la sangre.



ESP pasa sotavento primera, con AUS bastante atrás y con un giro pendiente de realizar. A partir de aquí, ESP se dedico durante la segunda ceñida a marcar desde varias esloras a barlovento, todos los movimientos de AUS, que además tuvo que arreglar un pollo con la escota del espinaker que se había colado por debajo de la proa del barco austral. Incluso, a partir de la segunda mitad de la ceñida, ESP navegó casi sin mirar lo que AUS hacía, todo un signo de esa fortaleza que también ha contado como arma en esta última, y en las 17 mangas anteriores.

Durante la última popa, me pareció ver a ESP disfrutar realmente de una popa con viento, en la que mantuvieron la distancia sin problemas, planeando más fácilmente que en la popa anterior, mientras se oye en el audio, los gritos de los españoles que seguían la prueba desde tierra.

El barco con la bandera roja y amarilla, la ESP en el spi, y las hadas en la bañera, cruza finalmente la línea para culminar así su consistente carrera por el oro olímpico en la categoría de Macht Race Femenino de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Me quedo con la imagen de las tres saltando al agua después de cruzar la línea y dejando el Elliott navegar solo, casi como una metáfora de la realidad, ya que no volverá a ser olímpica esta clase en Río 2016.

Toni Otero, felicitando a las tres, justo después del baño que se dieron nada más cruzar la línea.

¿Paso o viro?



Seguro que a los que tienen el gusanillo de la competición en esto de la vela les ha pasado esto que voy a contar. Para los que no navegan, que me consta que hay alguno que lee el blog y no navega, os diré que esto que voy a contar es el típico "pique" que también sucede en cualquier otro deporte.

Amurado a estribor en una ceñida  me cruzo con alguien que viene amurado a babor al que miro por el rabillo del ojo mientras intento hacer ver como que no me importa lo que haga. A una distancia en la que ambos sabemos que las cosas empiezan a ponerse comprometidas, surge el pique y el amurado a estribor pregunta, "¿Paso o viro?".

La vela no es un deporte en que tengas que comunicarte mucho (a mi incluso me viene bien esto). Las reglas, aunque complicadas, están pensadas para no tener hablar demasiado, ya que a veces es difícil que te oigan. Pero el hecho de que el amurado a babor haga esta pregunta, es ya información en si misma. Para mi está claro que él (o ella) queire pasar por mi proa, porque si quisiese virar e ir en tu dirección ya lo habría hecho, ¿no creeis?.

La pregunta que me hago es si me conviene o no dejar pasar a alguien por mi proa. Pelear por mantener la posición o dejarle pasar de largo, casi como la frase de Shackespeare "Ser o no ser" ;).

La única regla que siempre sigo es que si hace poco viento nunca dejo pasar a nadie, y además aviso con bastante antelación para evitar confusiones. Cuando no lo he hecho así han venido los problemas. Para virar con poco viento siempre es bueno tomárselo con calma.

Si el otro (o ella) es bueno,... es decir muy bueno, empiezo a analizar porqué querrá navegar en el otro bordo, suelo pensar demasiado y dudo si ir o no detrás de ella (o él). Usar la cabeza en una regata es bueno, pero pensar demasiado agobia, y ultimamente he empezado a simplemente confiar en el instinto, que no es más que la suma de cosas que has aprendido anteriormente, y que tu cerebro ha procesado inconscientemente.

No sé donde leí que eso que llamamos corazonadas o pálpitos no es más que nuestra cabeza diciéndonos lo que tenemos que hacer en base a la experiencia de situaciones similares que has vivido anteriormente.

Me ha salido un post un poco raro, ¿no?

Asalto a Cíes

Empiezo a echar de menos el no poder escribir en el blog tan a menudo como antes, y esta última pequeña aventura ha hecho que mi incontinencia verbal (o escrita) sea más fuerte que mi vagancia. Nos hemos juntado unos cuantos de los amigeutes habituales del Laser Standard Galicia, y hemos decidido usar nuestros barcos esta vez para hacer una travesía de placer. La idea llevaba rondándonos un tiempo y poco a poco se ha ido materializando a través del esfuerzo de todos.

Las islas Cíes o las Ons eran objetivos de nuestro "desembarco". Ambas forman parte del Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia y para nuestro "Día D" topamos con el papeleo propio del acceso a lugares como estos. Primero el Parque y luego la Capitanía Marítima de Vigo tuvieron que tramitar el correspondiente permiso que, con un poco de ganas de nuesto secretario Mario Morillo, y con la ayuda del mi club, el Liceo Marítimo de Bouzas, se sacaron adelante.

Diez lasers, dos barcos de apoyo unas tiendas, unos sacos, y unos bocadillos y a pasarlo bien navegando por la Ría de Vigo hacia las islas. Para que cualquiera se pueda hacer una idea del ambiente de broma y cachondeo que  rodeó a todos los que nos lanzamos, Óscar Álvarez ha editado este vídeo con varios momentos de la travesía. Yo me he quedado sin palabras ;).



La cosa empezó el sábado a eso de la una de la tarde, saliendo de la dársena de bouzas, con un SW típico de la ría, chuvascos cada media hora, y buena intensidad. Durante la primera parte de la travesía, nos dirigimos a la orilla N de la ría, en el recorrido típico que a vela se suele navegar para ir a las islas, y el tiempo fue mejorando a medida que recorríamos la costa, al mismo tiempo que el viento rolaba hacia el NW. Hasta que tuvimos la primera rotura.

Recorrido de ida (rojo) y vuelta (verde).

El palo de uno de los 10 se vino abajo al romper por el remache de la punta (¡como no!). Menos mal que contábamos con dos barcos de apoyo, y una vez desmontado el aparejo el barco se remolcó sin problema.

Nos reagrupamos por última vez en la boya de subrido, cerca de cabo home, para dar el salto todos juntos, cruzando el canal N de salida de la Ría hacia la playa de Rodas. Cuando ya quedaba menos de una milla para llegar a tierra, el sol decidió salir, tal como anunciaban los partes. Y nos dejó una tarde de playa de esas que saben a gloria.

Total, que hemos conseguido llegar a Cíes y completar nuestra pequeña travesía en láser, luchando contra los permisos, la logística, el tiempo y las roturas. Pequeña aventura comparada con otras que dan mucho más miedo.

¡Segundo por pesado!

Pues sí. Ultimamente he descubierto que después de la ultima prueba del circuito, estoy en el segundo puesto del ranking Gallego de Láser Standard. No soy yo mucho de presumir, porque a pesar del mérito que esto pueda parecer, se trata más bien de falta de asistencia de otros, que de habilidades propias. Pero como hace tiempo que no paso por aquí a contaros mi vida laserista, pues aprovecho un huequecito para darle a la tecla.

Ha pasado más de un mes desde la última entrada, y es que no he tenido tiempo de escribir algo medianamente bueno para el blog. No es que esto que estoy escribiendo sea para el premio Cervantes, pero por lo menos está saliendo fluído a medida que lo escribo. Tengo la cabeza ocupada con muchas cosas en este último més, cosas del trabajo nuevo, del nuevo lugar donde vivo, y en general de asuntos más terrestres que la vela. Tengo menos tiempo, pero aunque sí podría escribir, lo que no tengo es tiempo para pensar en qué.

El próximo fin de semana, aprovechando un festivo local, tengo fin de semana largo, y aprovecharé para participar en el Trofeo Manuel Nores de Láser, los días 30 de junio y 1 de julio. Aguete es un lugar ideal para navegar, cuna de sagas familiares de la vela Gallega, y un club que siempre recibe bien a los aficionados. Este será mi segundo año en esta regata, que el año pasado fue sede del Campeonato Gallego de la clase.


Así que dentro de una semana, me estaré preparando para defender mi segundo puesto en el ranking, ante el resto de la flota, que hace tiempo que no se junta, y entre la que ya hay bastante "morriña". Solo he podido salir a navegar hace un par de semanas, por lo que iré bastante tranquilo, sin presión y a disfrutar del entorno ¡y los amiguetes!.

Cambio de estado.

El título de esta entrada podría sonar un poco a revista del corazón, así que mejor dejar claro que no me he casado , jajaja. Este cambio de estado tiene más que ver con la física o la química, y es que si de los tres estados clásicos de la materia, el que más me describiría a mi es el estado líquido, ultimamente debería decir que me he vuelto un poco más "sólido". Por más sólido quiero decir que no tocaré tanto el agua como hasta ahora y me ocuparé de cosas más parecidas a la piedra que al líquido. Pero ser más sólido me vendrá bien, porque otra acepción de la palabra es "firme, macizo, denso y fuerte" y muchas de estas cualidades me van a hacer falta.
Y es que en estos tiempos de cambio, mi residencia por motivos de trabajo, se ha desplazado unos cuantos km al N y hacia el interior de Galicia, a 40 min del mar mas cercano. No quiero parecer melancólico porque no es ese mi estado de ánimo para nada. Al contrario, empezar algo nuevo que resulta para mi un desafío, me motiva mucho y me hace destinar más tiempo al trabajo y menos a las aficiones. Por supuesto que no voy a dejar de navegar, pero igual no podré dedicarle por ahora, tanto tiempo al blog del laserista torpe, como ya habréis podido ir notando.

No sufráis, esto no es una despedida, es simplemente una explicación de una sutuación que de momento es transitoria. Cada semana pienso que es lo que voy a publicar en el blog, y muchas veces es complicado sentarse y escribir algo que merezca la pena ser leído, pero siempre hay algo que me empuja, y es el interés que veo a través de las visitas al blog y los comentarios que dejáis. Este es el principal motivo de que os cuente todo esto del cambio de estado, ya que aunque no soy muy dado a contar cosas personales aquí, sí creí que era necesario explicar mi "ausencia".

Seguiremos escribiendo de láser y de regatas, pero me costará un poquito más estos meses. Dejaré de ver el mar todos los días, pero a cambio empiezo un nuevo proyecto en medio de algo que se le parece. Aquí no hay olas, pero hay colinas de hierba verde que a veces se parecen al mar de fondo que deja un temporal de hace unos días. ¡Prometo volverme más líquido pronto!


Regata Granitos Ibéricos. C.M Canido. Vigo

Vuelvo por aquí para contar esta vez como me ha ido en la regata Granitos Ibéricos, Organizada por el Club Marítimo de Canido, en un fin de semana que ha estado marcado por un frente con vientos del NW que me han dejado para el arrastre. Mejor una imagen que mi palabras; este vídeo recoge la salida del puerto de Canido, algo complicada por el viento y la marea baja, que deja al descubierto los bajos de Toralla. El 159624 me suena.


Para llegar al campo de regatas de Canido, hay que navegar alrededor la isla de Toralla que a su vez está rodeada por numerosos bajos que asoman aquí y allá a 100 m de la costa de la isla. Como se ve en el vídeo, no todo el mundo consiguió llegar al campo, y algun barco se quedó en el camino. Nadie salió herido. De los nueve inscritos en standard, ocho salimos al agua, y solamente seis conseguimos tomar la salida de las dos mangas del sábado.

Se dió la salida de la primera manga justo cuando el viento dio una breve tregua que parecía que iba a durar, pero a medida que subíamos a la boya de barlovento, el arreciaba y sobre todo la ola crecía. Decidí navegar de una forma muy consevadora, así que trinqué a tope el cuningham, el pajarín y cacé la trapa a muerte, para poder soltar durante la ceñida toda la escota que quisiera. Navegando de esta manera llegué a barlovento sexto y último, claro está. Después de un través de 500 m que duró 30 segundos, empieza una popa con ola de esas que te obligan a trasluchar en las planeadas. Ni me planteo soltar cunningham y pujámen, y solo levanto la orza dos dedos y suelto un poco de trapa, no están las cosas para "trimados finos".

Planeo las olas agarrado a la unión de la extensión y la caña, hablando conmigo mismo sobre como va a ser la siguiente trasluchada, y mentalizándome de como conseguir permanecer encima del barco.
Todo llega y me lanzo por la cara de sotavento de una ola y siento que es el momento de trasluchar. Cazo un poco de escota y comienzo a arribar, el barco escora y no sé muy bien porqué la botavara no quiere pasar de banda, cuando lo hace el planeo se ha acabado y la presión vuelve para lanzarme hacia proa. Al agua.

Adrizo y llego a sotavento sorprendido de no estar tan lejos del quinto. Comienzo de nuevo la ceñida y al llegar a barlovento veo un standard junior que se retira. ¡Sin adelantar a nadie me he puesto quinto!. Otro través de 30 segundos y de nuevo popa con ola. Esta vez, llegando a sotavento el cuarto vuelca al trasluchar 100 m por delante. Llega mi hora y me lanzo otra vez por la cara de sotavento de una gran ola y esta vez meto la caña sin contemplaciones, paso de banda y cuando me doy cuenta ¡¡he conseguido trasluchar!!.

¡Viro en sotavento cuarto!. Empieza la ultima ceñida hacia la línea de meta, con Luis Quintela pegado a mi, pero sufriendo más, porque tiene algo menos de cuerpo. Durante los primeros bordos consigo separarme de él, pero en una virada me despisto a pasar de banda, y con la trapa tan cazada no tardo en meter el palo en el agua. Luis me adelanta y entro quinto. ¡Por poco!.

Luis me cuenta que se va a casa, que no puede más. Yo me lo pienso un rato, pero decido quedarme a la segunda manga. Se da la salida y las cosas se ponen aun peores con el viento. En la boya de barlovento me tienta la idea de irme a puerto, pero sigo navegando hasta que se anulan las pruebas y el comité nos manda a casa con la segunda manga a medias. Al llegar a tierra me entero de que uno de los optimist ha acabado en las piedras de Toralla.

Llegado a puerto, después de una entrada complicada, me acerco a ver el pronóstico del tiempo para el domingo. Decido que por este fin de semana  ya había tenido suficiente viento, y vuelvo a cargar el barco de vuelta a casa. Hoy he hablado con el resto de la gente y me han confirmado que el día se repitió, así que creo que acerté quedandome calentito en casa.

Las heridas del laserista.

Cuando empezaba a navegar en láser, sobre todo los días con viento, volvía a casa feliz, pero dolorido, y descubría en mi cuerpo las señales de la batalla, algunas de ellas difíciles de identificar. Ahora sigo volviendo contento y dolorido, pero por lo menos sé cual es la causa de las marcas que traigo del mar. Estas son las señales que me han ido enseñando lo torpe que puedo llegar a ser.

Tardé bastante en descubrir el origen de unos negrones que aparecían en la parte interior de mis antebrazos, casi en la zona del codo. Muy parecidos a los de esta foto sacada de http://www.txoof.com, el blog de alguien que navega en catamaranes.
¿Os suenan?
Estos aparecen cuando después de volcar, subiendo al barco, apoyo los brazos en la cubierta donde están las mordazas de la escota de mayor. Muchos recomiendan directamente quitar las mordazas del casco, y de esta forma llevar siempre la escota en la mano para obligarnos a trimar constantemente.

Los días de viento estos negrones son mayores, porque en las popas, cuando quiero arribar empujo la caña con el codo, esto es difícil de explicar. En este vídeo, si paramos exactamente en el 2:15 vemos como este australiano hace exactamente lo mismo que yo. Con la parte interior del codo, empuja la caña para arribar antes de trasluchar. No sé si es que yo le pongo mucha pasión y me paso empujando, pero las marcas aparecen.


También suelo encontrar señales en la parte lateral de mis piernas, a la altura del muslo, resultado de sentarme encima de la mordaza en las popas, gastando el neopreno y provocando otro hematoma que salta a la vista el día siguiente.
 
Otra magulladura que suele aparecer son los golpes en lo que las abuelas llamaban "la espinilla". Estos me los suelo dar al subir y bajar el barco por la rampa y tropezar con el carro de varada a la altura de la pierna. He visto gente navegando con espinilleras, sobre todo en cruceros o monotipos tipo platú o J80.

Este sí que lo hemos sufrido todos, torpes hábiles y campeones. El botavarazo. Última jornada de una regata, en la que se suele salir temprano para poder acabar las mangas rápido. Sales al agua aun medio dormido, y cansado por los días anteriores, aun te estás desperezando y decides hacer unas viradas para acostumbrar al cuerpo. Es típico que en una de estas viradas la botavara me de en toda la frente. ¡Parece como si el barco quisiera espabilarme! Este golpe duele tanto en el físico como en el orgullo.

Las marcas del sol son curiosas, porque en invierno no se espera de nadie que esté moreno, salvo que vayas a esquiar. A parte de las típicas marcas en la cara por las gafas de sol, si queréis reconocer a alguien que navegue en vela ligera, fijaos en sus piernas. Si existe una banda de moreno a media altura de la pantorrilla, estamos ante un navegante de vela ligera con neopreno corto. Algo similar a esta foto.

No, todavía no cuelgo fotos de mis piernas en el blog.

Por último las manos. Tengo la piel muy seca y mis manos se resienten (esto parece un anuncio de cremitas), aunque utilice guantes la piel se me endurece. ¡¡¡Pero esto no es nada nuevo para los aguerridos navegantes de láser!!!
Pero de mis manos sí.

Top Termico Rooster HOT TOP, o como no pasar frio navegando.

Habitualmente uso camisetas térmicas debajo de mi neopreno para mantener el calor en los días fríos de invierno, y cuando hace frío de verdad me pongo dos camisetas. Las que suelo usar son de las que se pueden comprar en cualquier gran superficie de venta de material deportivo, no son prendas pensadas para navegar, pero mientras están secas cumplen su función. Generalmente son de poliester con algo de lycra, que les da la elasticidad necesaria.

La cosa cambia cuando llega ese momento "torpe" y decido involuntariamente probar el agua volcando. El neopreno deja pasar esa pequeña cantidad de agua que moja las camisetas térmicas, y aquí acaba su utilidad. Sólo si estoy en movimiento continuo, consigo mantener una sensación confortable, y entre manga y manga esto es bastante difícil. Ha habido días en que he pensado en retirarme solamente por el frío que he pasado.

Este fin de semana pasado he estado probando el Hot Top de Roostersailing.es, una prenda especialmente pensada para cumplir la función para la que uso las camisetas térmicas. Es lo que he oído llamar algunas veces como "primera capa". Pero este top está hecho con un 65% de neopreno con un tratamiento superficial a de titanio entre el neopreno y el forro interior que "refleja" el calor corporal. Este tratamiento lo he visto también en otras marcas.

Rooster HOT TOP recien llegado.
El forro interior.

El cuello.
Sali a navegar con un viento N "fresquito" de esos en los que piensas en que igual se estaba mejor en casa, calentito. Me puse el Top por debajo del neopreno sin mangas que suelo usar, así que estaba directamente como primera capa, y por encima utilicé mi viejo cortavientos, que es el mismo que utilizo siempre con las camisetas térmicas.

Con un viento que creo que llegó a los 15 nudos, lo primero que noto es que, al contrario que con las camisetas, que se arrugan y doblan bajo el neopreno, este top mantiene su forma, lo que le hace más cómodo.

Salgo por el espigón y empiezo a ceñir contra la nortada, como últimamente estoy saliendo a correr, mi forma de colgar está agradeciéndolo, y aguanto más tiempo con las piernas estiradas. Pero luego vino la popa, de esas en las que hay que negociar la ola corta y en las que si te despistas pinchas la ola siguiente al salir de un planeo. Navegando contraamurado volqué a barlovento, con la botavara hacia arriba, y claro está, pude probar lo calentita que esta el agua estos días por la Ría de Vigo.

Ese agua fría que se cuela y me hacer pensar lo cómodo que es el sofá o lo agradecidos que son otros deportes, me recorre la espalda recordándome porqué le puse el título del blog. Cuando consigo desvolcar y vuelvo a navegar noto la diferencia con respecto a las camisetas térmicas.

Me hice unos cuantos "sube y baja", así que probé el agua un par de veces más antes de darme el gustazo de unos cuantos traveses con viento. Pero cuando más agradecí las ventajas del top fue al volver a la rampa. Para llegar a mi club, desde la entrada de la dársena hay que navegar casi media milla. Y es en este tramo donde me suele coger el frío, porque ya no me muevo tanto como al navegar fuera de la protección del espigón, pero esta vez el top hizo su trabajo y noté el calorcito.

En cuanto a la movilidad, los paños de material bajo los brazos son más flexibles que el resto, haciendo que sea fácil mover los brazos, y nadar hasta el barco ;). En definitiva, calentito y cómodo, si además le sumamos un precio de 49,00 € con IVA, (sin gastos  de envío), el lote está completo.

El paquete del envío está muy logrado. Valdría incluso para un regalo.
En cuanto a las tallas, la página de Rooster incluye una tabla en función de la altura y el perímetro de pecho. Yo he usado una XL y tengo 107 cm de pecho y mido 1,75 m, no cuadra mucho con esa tabla que recomienda una L, pero en Rooster me han aconsejado bien antes de enviármela.

Roostersailing.es desde hace poco, junto con la Asociacion Española de la Claser Internacional Laser - AECIL ofrece un cupón de descuento de 10,00 € a todos los laseristas que tramiten su tarjeta de clase AECIL durante el 2012. Una atractivo para adherirse de forma oficial a la clase Laser haciéndose socio. ¡Ya era hora!.

He estado hechando un vistado a la sección de artículos y trucos de Rooster, y a parte de los que ya conocía me he encontrado con este, en el que Steve Cockeril habla de como equiparse en invierno, muy interesante.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...